Solidaridad internacional

Solidaridad internacional y desarrollo sostenible

"Algunos hombres observan el mundo y se preguntan '¿por qué?' Otros observan el mundo y se preguntan '¿por qué no?'... "

George-Bernard Shaw.

En todas las épocas, alumnos y profesores han encontrado en la École des Roches un terreno fértil en el que desarrollar su creatividad. Desde hace más de un siglo han surgido muchas iniciativas por lo que la École des Roches recibió, en 2009, el Nivel I del sello de Establecimientos del Desarrollo Sostenible de Alta Normandía y, más tarde, en 2014, el Nivel II. 

Los alumnos de la École des Roches han escogido siete temas relativos al desarrollo sostenible y la protección del medio ambiente. Cuentan con el apoyo incondicional del equipo pedagógico, la comunidad educativa y el comité de control del desarrollo sostenible.

1. La solidarida

Los "rocheux" son generosos, no cabe duda. Además de que tienen un gran corazón, su compromiso es duradero, igual que los resultados de sus acciones, destinadas a proporcionar acceso a la educación y otros muchos beneficios a niños del mundo entero.

Cada casa tiene su propio proyecto.

  • Una casa apadrina una escuela de Madagascar.
  • Otra organiza una subasta en favor de la asociación Avisa, que distribuye gafas en África.
  • Hay alumnos que dedican sus esfuerzos a la asociación Voix Libres mediante la venta de artesanía boliviana (estuches, lápices, etc.).
  • Otros organizan actividades caritativas bien para ayudar al orfanato NSCW de Nepal o para construir una escuela en Burkina Faso.

 

2. La solidarida local

La École des Roches forma parte integrante de la comunidad local desde hace más de cien años. Actualmente, hay grupos de alumnos voluntarios que perpetúan la tradición visitando a personas mayores de la residencia de ancianos La Vannerie de Verneuil-sur-Avre.

No sólo se trata de pasar tiempo en buena compañía. Nuestros alumnos han organizado cursos de informática para enseñar a las personas mayores nuevas competencias tecnológicas. Y cada año, se organiza una fiesta intergeneracional en el centro.

Al final del año, los estudiantes donan a la Cruz Roja la ropa en buen estado que se les ha quedado pequeña y ceden el material escolar que ya no les sirve a Lutille (asociación contra el analfabetismo de Mortagne).

Otras casas coordinan la recogida de latas y chapas para la asociación Antonin de Verneuil.

3. Alimentación

Los niños también aprenden a equilibrar mejor sus comidas y comer de forma responsable con alimentos procedentes de la agricultura sostenible. Así, descubren nuevos sabores cada semana y aprenden, sobre todo, a no desperdiciar la comida.

 

4. La biodiversida

Gracias a la creación del club Unesco Nature, los ecodelegados han podido llevar a cabo acciones concretas creando un enclave protegido por la LPO (Liga de Protección de los Pájaros) detrás de la casa madre de Roches (La Guichardière, construida en 1899). Allí, los niños trabajan con entusiasmo en un proyecto de reforestación en colaboración con el instituto agrícola de Chambray. Además, los alumnos ya han reservado un espacio para el futuro huerto.

Otra de las numeras actividades que se llevan a cabo en el club es la fabricación de nidos y cobijos para erizos. 

"Me gusta venir al club porque aprendo a proteger mejor nuestro planeta y además paso un buen rato con mis amigos."

Sébastien, 3º de ESO 

5. Los siduos

La recogida selectiva no existe en todos los países pero los jefes de las casas y los ecodelegados de la École Des Roches tratan de que se respete este sistema para facilitar el trabajo del personal y alinearnos con las normas de la mancomunidad de municipios de Verneuil.

Gracias a las visitas que realizamos al centro de clasificación de residuos de Évreux, los alumnos aprenden el verdadero valor de las cosas y a evitar perpetuar el derroche de recursos naturales. Muchas veces son un ejemplo para adultos que no siempre tienen el enfoque apropiado.

6. Energía / Agua

En la École des Roches, los alumnos están muy concienciados sobre su consumo individual de agua y electricidad. A pesar de que hay designado un supervisor para comprobar que las luces se apagan al salir de las habitaciones, por ejemplo,todos saben que "no heredamos la tierra de nuestros padres, sino que la tomamos prestada a nuestros hijos", Saint-Éxupéry.

 

7. La diversida

Todos los años proponemos a nuestros alumnos numerosos viajes al extranjero, lo que les permite ampliar sus conocimientos y abrir su mentalidad. Cada año, en abril, la École des Roches organiza una celebración en honor a las diversas nacionalidades presentes en el centro. Esta jornada es una excelente oportunidad para que los alumnos aprendan más sobre la cultura de cada uno.

Además, esta jornada refuerza entre los niños el respeto por las diferencias y, a la vez, sirve para concienciarlos sobre los valores que todos compartimos.